Elige tu propia aventura

¿Qué tienen en común los libros de "elige tu propia aventura" y el Potencial Social? ¡Un montón! Te contamos algunas de las similitudes que encontramos entre las diferentes alternativas que existen a la hora de elegir nuestro destino.


Si naciste en los '90 probablemente te suene, si no, "Elige tu propia aventura" es el nombre de una serie de libros juveniles de hiperficción explorativa, también llamados "librojuegos" porque el lector toma decisiones sobre la forma de actuar que tienen los personajes y modifica así el transcurrir de la historia.


Lo fantástico de estos libros era el hecho de poder ir eligiendo el destino de los personajes frente a las diferentes adversidades y caminos que surgían. Cada decisión que tomabas te llevaba a una página u otra, que definía el futuro de la historia, en algunos casos más fortuito que otros.


Lo que nadie nos dijo era cuán similar era ese libro a la aventura de crecer y decidir nuestro destino. Cuando diseñamos el proceso de Potencial Social, recordamos cómo era interactuar con esos libros de ficción.


Te contamos qué cosas tienen en común entre el proceso y los libros:


1. El propósito detrás de la decisión


En los libros recorrías un camino cuando llegabas al final del capítulo tenías que elegir qué camino seguir para pasar a la próxima página. Pero ¿qué movilizaba la decisión que tomábamos?¿curiosidad, emoción, miedo?. Cuando estamos eligiendo un nuevo camino es clave preguntarnos desde qué lugar tomamos la decisión, dónde se origina. Si no tenemos un propósito claro que opere como brújula a la hora de tomar decisiones y nos guíe al recorrer los diferentes caminos, probablemente tomemos decisiones azarosas que nos dirijan a destinos aleatorios. El propósito es lo que nos acompaña a recorrer caminos con sentido. Igual que en los libros, elegir caminos sin tener en claro el propósito, nos dirige a futuros que puede que no nos aporten valor.


2. "Si no sabes a donde vas, cualquier camino te llevará ahí"

Saber a dónde vamos es fundamental para poder trazar un plan que nos lleve hacia allí. Cuando en los libros elegíamos los caminos por el simple hecho de seguir avanzando, a veces terminábamos en escenarios poco fortuitos o sin salida. Al aventurarnos a descubrir nuestro Potencial Social y comprendemos cuál es nuestro propósito, qué tipo de impacto queremos generar y qué es lo que queremos hacer respecto a ello, el siguiente paso clave es generar un plan para llevarlo a la acción. Sin un plan de acción que nos acerque a donde queremos llegar, probablemente no lleguemos a ningún lado.


3. "El primer paso no te lleva a donde quieres ir pero te saca de donde estás"

Hay veces en las que sentimos que no nos gusta el lugar en el que estamos o sentimos incomodidad. Es clave descubrir de qué tipo de incomodidad se trata para identificar cómo seguir. El punto en común es que para dejar de sentir la incomodidad, necesitamos movernos, encontrar qué nos hace ruido y modificarlo. Tanto en los libros como en los caminos del Potencial Social, algo clave es el avanzar, dar pasos, incluso si no te acercan al destino más deseado, pero te permiten aprender, comprender los diferentes escenarios que existen y volver a tomar decisiones siendo más resiliente.


Estos son algunos de los puntos en común que identificamos entre la propuesta de elegir nuestra propia aventura y el proceso de descubrir el Potencial Social. Este proceso está diseñado para que cada cual tome las herramientas y diseñe su propio camino, porque después de todo, de eso se trata, ¿no?. No hay un camino correcto o incorrecto, hay un sin fin de oportunidades esperando ser encontradas, que nos pueden acercar a encontrar el valor que podemos aportar y ser parte del cambio que el mundo necesita.