Logo Marcas_Mesa de trabajo 1.png

Todos los derechos reservados © 2016 l CABA, Buenos Aires, Argentina

¿Qué es una marca NN?

October 7, 2016

 

Una cicatriz, un tatuaje, una huella. Un recuerdo, una nueva ciudad, una persona. Muchas cosas pueden ser marcas. Algo que cuenta una historia, que tiene un comienzo, que puede tener miles de significados aparejados, que provoca emociones y sensaciones. Que puede agradar… o no. 

Cuando hablamos de marcas, se suele pensar automáticamente en negocios. Las marcas se asocian principalmente a actividades económicas, productos, servicios, pero pueden ser mucho más que ello. Una marca puede ser una banda, un equipo de fútbol, una persona, un político, una ideología, un proyecto. Las marcas viven mitad en el imaginario de la gente y mitad en la casa del creador de la marca, sea ésta proveniente de cualquiera de estos generadores. El gran trabajo de las marcas suele estar en achicar esa brecha entre lo que proviene de la casa de la marca y lo que la gente imagina o asocia a ella.

 

Cada vez que hablamos de marcas con micro emprendedores, lo primero que se asocia son “grandes marcas: Nike, Adidas, zapatillas, ropa”. Claro, hace años que vienen invirtiendo fortunas en publicidad, se ganaron el podio de posicionamiento. Pero cuando empezamos a hilar más fino, salen otras cosas... “Yo siempre compro acá a la vuelta, pero no tiene marca, a una señora que hace unas empanadas caseras que están buenísimas, se nota que compra harina de la buena”, nos contaba una vecina en la villa. “La ropa yo se la compro a la chica de acá a la vuelta, que siempre le pega a mi gusto, aparte es un amor y siempre que tiene algo nuevo me avisa”, nos comenta otra vecina de un barrio el conurbano. “José, viste, de acá a la esquina, te arregla toooodo todo todo, es un genio bárbaro, aparte ya sabes que a cualquier hora lo llamas y va a estar ahí."

 

Calidad y sabor, atención y empatía con el cliente, disponibilidad casi absoluta. Atributos que se construyen con el tiempo y la dedicación, pero que viven, en la mayoría de los casos, sólo en la mente de los consumidores. Alguno que otro apuesta un poco más y le pone nombre al emprendimiento. Una combinación de las iniciales de los hijos, alguna palabra en otro idioma, algo que le guste al emprendedor.

 

Muchas veces se cree que tener un nombre y/o un logo significa tener una marca, pero construir una marca implica mucho más que eso. De hecho, quizás hay una marca increíble operando hace un montón de años, que no tiene nombre ni logo, y eso no significa que no exista. Una marca es como si fuera una persona. La marca, como una persona, es. Existe. Es cómo habla, cómo genera, cómo responde, cómo se comporta, qué transmite, qué le gusta, qué no le gusta, qué elige, qué no negocia. Todas y cada una de las acciones que salgan del emprendimiento, van a formar a esa marca. Cada impresión, emoción, sensación, que produzca la interacción con lo que uno hace o produce, forma parte de la marca. 

 

El logo que se crea de la marca, va a darle visibilidad a la misma, va a ser su imagen. Siguiendo la analogía con la persona, podría ser la ropa que ésta usaría, qué colores elegiría, cómo se muestra ante los demás. Crear una marca no es tarea sencilla, y mucho menos sacarla a la calle para ver qué sucede. Al trabajar con aspectos abstractos y emocionales, es muy difícil percibir inmediatamente el impacto que una marca puede llegar a generar, ya que es una construcción a largo plazo. Las grandes marcas ya lo saben a la perfección, sino no hubiese habido una inversión publicitaria de $10.537 millones de pesos en el primer trimestre de Enero a Marzo de este año*, pero es difícil entenderlo cuando uno no cuenta con un gran presupuesto de inversión en "intangibles". 

 

Una marca NN es una marca que existe, pero que está escondida. Cuando a Miguel Ángel le preguntaron cómo había hecho el David, él contestó que solamente quitó del mármol todo lo que sobraba. Trabajar una marca implica trabajar la identidad de su creador, comprender las razones detrás de lo que se ve, ponerse en los pies del otro, sin juzgar y observando. Es un proceso de auto descubrimiento, donde se afianza la identidad propia y se comprende qué es lo que uno hace y que eso hace a lo que uno es. Construir una marca es construir un camino con cada paso que se da, hacia dónde y de qué manera, se define todos los días en todo lo que uno hace.

 

Muchos emprendedores se subestiman, cuando en realidad lo que hacen, es mucho más de lo que piensan que hacen o lo que llegan a ver. Marcas que Marcan existe para acompañar a que las personas encuentren cuál es su lugar de generación, y desde ese lugar, construimos, en conjunto, una identidad que lo refleje. Invertir en uno es apostar a crecer y confiar en lo que uno hace. Trabajar intangibles a veces es difícil, porque una marca, es como una canción, se puede sentir, pero no se puede tocar, se puede percibir, pero no se puede agarrar. ¿Existe? Claro que existe. ¿Quién negaría que una canción se escucha? Pero por alguna razón, todavía hay una curva de aprendizaje que atravesar para que muchos más empiecen a incursionar en el mundo de las marcas.

 

A veces creo que la palabra "marca" puede tener mala connotación también. Como publicitaria me han preguntado miles de veces si yo "trabajo para vender cosas que la gente no necesita", pero estoy convencida de que no hago eso, ni estoy cerca de hacerlo. Creo que parte de los problemas más frecuentes siempre están relacionados a la falta de comunicación y al hecho de querer reflejar lo que se quiere reflejar, en vez de reflejar lo que en realidad se es, hablando tanto de emprendimientos como de personas. Trabajar una marca, de manera auténtica y sincera, es trabajar lo que se es. Trabajar una marca es plantar una semilla, que bien nutrida, va a echar raíces, crecer, dar flores y frutos. Una semilla de plástico, inventada, es como un árbol sin raíces, puede crecer muchísimo, pero en algún momento va a caer por su propio peso.

 

Trabajamos para eso, para nutrir a las semillas con estrategia, creatividad, herramientas, amor, solidaridad, y, como en todo proceso, es necesario esperar, a que las cosas den fruto. Las marcas que hoy están en nuestra mente y, más aún las que están en nuestro corazón, comenzaron a regar sus semillas hace varios años, para hoy ser árboles. Ojalá en varios años, miremos hacia atrás y veamos los frutos de haber acompañado a tantas personas a que crean en sí mismas y en lo que hacen. 

 

¿Nos acompañas? 

 

Para recibir las últimas novedades, suscribirte a nuestra lista de emailing en el pie de la página.

 

*Fuente: http://www.agenciasdemedios.com.ar/inversiones-publicitarias/

Please reload

SUMATE A MÁS DE 5000 EMPRENDEDORES QUE RECIBEN RECURSOS Y TIPS GRATIS
Please reload