Logo Marcas_Mesa de trabajo 1.png

Todos los derechos reservados © 2016 l CABA, Buenos Aires, Argentina

Cuando el secreto del saber y el sabor está en la Tierra

EMPRENDEDORES EN PRIMERA PERSONA


Angie nos cuenta todo sobre qué hay detrás de la reconocida marca que apuesta por el Comercio Justo y, tiende siendo puentes entre productores y consumidores, demostrando que existe una filosofía de vida alternativa, más conectada con la naturaleza y en armonía con lo qué y a quiénes consumimos y a quiénes. Qué nos propone Sabe la Tierra, hacia dónde va y qué tenemos que hacer para fomentar el Comercio Justo en nuestro país, en esta nota.

 

 

 

¿CÓMO COMENZÓ LA MARCA? ¿QUÉ TE LLEVÓ A CREARLA?
Hacía tiempo que tenía ganas de emprender algo propio. Desde siempre me gustaron los mercados y viajé y recorrí la Argentina y Latinoamérica visitando productores, emprendedores y mercados.
Un día me decidí que era hora del gran cambio y me dediqué dos años a buscar en mi interior. Hice un camino muy profundo de búsqueda interna junto a una creativa publicitaria que además hace terapias de sanación. Junto a ella me saqué todas las capas que no eran mías y buceé en lo más profundo de mi ser. Llegué a una semióloga que me ayudó en la construcción de la marca:m primero trabajamos los valores, los principios y un día, mientras estaba en el jardín de casa, me bajó el nombre: Sabe ella sabe, a corrernos los hombres y mujeres del lugar del saber y volver a la tierra. El nombre, y al mismo tiempo, juega con el sabor de la tierra. “Sabe” de saber y de sabor. Hoy me siento feliz de que la marca tenga su entidad propia, de que todos se la hagan propia también y de que marque un estilo de vida que va mucho más allá de un mercado. Es una filosofía de vida que propone vivir más en consonancia con la naturaleza de la que todos somos parte.


¿EN QUÉ CONSISTE SABE LA TIERRA?
Trabajamos en comunicar un nuevo paradigma: producir cuidando la tierra, las personas y, cuidar el medio ambiente, impactar positivamente en la sociedad, incluir laboralmente a cientos de personas, promover el consumo responsable, el comercio justo, el desarrollo local, la vida saludable y la producción sustentable. Y lo hacemos a través de la puesta en marcha de mercados de pequeños productores locales, brindando capacitaciones y talleres, ponemos en marcha programas en las empresas y damos charlas en diferentes ámbitos para concientizar y generar a un cambio de hábitos en el consumo.


¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DE LA MARCA?
Busco concientizar. Transmitir qué importante es alimentarnos de manera saludable y comprando de manos directas a pequeños productores locales. Busco demostrar que hay otra forma de producir, comprar, cocinar y comer. Que cuando compramos podemos elegir a quién apoyar con nuestra compra, busco que el consumidor tome contacto directo con el productor, que sepa qué hay detrás de lo que uno compra, cómo fue producido, bajo qué parámetros de producción y que los alimentos recuperen la historia. Busco fomentar las economías locales y regionales, que los alimentos no recorran grandes distancias para llegar desde su lugar de producción hasta la mesa. Sabe la Tierra es un estilo de vida que tiene un triple impacto positivo: social, medioambiental y económico.


¿QUÉ TE INSPIRA DE TU TRABAJO?
¡Todo! Me inspira trabajar en equipo, replicar el modelo para llegar a más personas, crear nuevos conceptos y acciones, me inspiran los productores, ser el nexo que necesitan para encontrarse con sus potenciales consumidores. Generar espacios de encuentro, crear redes y sentir que
no hay techo, que todavía hay mil cosas más que puedo generar. Hace 3 años decidí alejarme de Buenos Aires y volví a la ciudad donde me crié durante 18 años de mi vida. Hoy vivo en medio del bosque, muy cerca del campo y a 5 cuadras del mar. Me inspira esta distancia, esta conexión diaria con la naturaleza y poder criar a mis hijos en libertad. Desde acá veo todo con otra óptica, fue muy necesaria tomar esta distancia para pensar los siguientes pasos. Acá en Necochea le di nacimiento a la primera tienda - restaurante Sabe la Tierra que nació hace apenas 8 meses bajo el concepto de kilómetro 0 (el 80% de los insumos de la carta del restaurante provienen de productores locales), Me inspira escribir y este año voy a retomar este hábito que me hace tan bien y despierta en mí sentimientos muy profundos.

 

¿CÓMO VES AL COMERCIO JUSTO DE ACÁ A 10 AÑOS, EN ARGENTINA?

El comercio justo viene lento en la Argentina. Fuimos los primeros en salir a hablar de la importancia del comercio justo. Hay organizaciones que vienen trabajando hace años en el tema como Silataj, Arte y Esperanza y el Camino de la Estepa. Pero creo que todavía falta mucha información, falta concientizar sobre el tema. Cuando doy charlas en los colegios o muestro videos, los chicos entienden perfectamente y genera una aceptación inmediata. Espero que en los próximos 10 años logre más difusión el tema. Nosotros hace 10 años que venimos trabajando en generar conciencia sobre la importancia del comercio justo. Pero acá ha tenido mucho más impacto los precios cuidados por ejemplo o las mega ofertas y creo que es muy importante trabajar en la equidad, que es tan importante que a un productores le paguen un precio justo por su trabajo y su producción y que los intermediarios ganen lo justo y el consumidor pague lo justo, pero acá tiene que primar el concepto de justo para todas las partes. Creo que ayudaría mucho alguna normativa respecto al tema. Se que muchos productos orgánicos también están certificando comercio justo porque la comunidad europea lo pide y lo paga.

 

¿CUÁLES FUERON LOS HITOS CLAVE EN ESTOS AÑOS?

El haber fortalecido la idea de que había un potencial consumidor del mercado interno, cuando yo empecé los productos orgánicos certificados por ejemplo se exportaban todos, nadie le tenía fe al mercado interno y creo que Sabe la Tierra sembró es semilla de confianza. El haber abierto el camino hacia un consumo más responsable y un comercio más justo con un enorme esfuerzo que significa poner en marcha 5 o 6 mercados semanales. Sabe la Tierra vino a abrir conciencia y caminos, muchos se inspiraron en nuestro modelo y decenas de mercados nacieron a partir del primer paso que dimos. Nacieron los almacenes orgánicos que antes no había, hay productos orgánicos que llegan a las góndolas de los supermercados. El auge de la gastronomía también fue algo que marcó muchísimo y la tendencia hacia el consumo de alimentos saludables es muy marcada, es una corriente que viene a nivel internacional pero que cada vez toma más fuerza en la Argentina.

 

¿CUÁLES SON TUS PRINCIPALES DESAFÍOS HOY Y QUÉ NECESITARÍAS PARA SUPERARLOS?

Mi desafío es seguir creciendo, poder llegar a más municipios y ciudades con nuestro modelo de mercado de productores, replicar el modelo a través de la franquicia social que ya hemos desarrollado. Y también quisiera poder abrir más tiendas como la de Necochea, que tiene el foco en el desarrollo local. Para todo se necesita personas interesadas en llevarlo adelante, personas que se enamoren de tu proyecto y quieran ser parte. El gran desafío es poder conformar buenos equipos, tejer redes y accionar. También me gustaría incursionar en una plataforma on line porque se que hay un público enorme al que hoy no estamos llegando.

 

Conoce más en sabelatierra.com

facebook sabelatierra

Instagram sabe_la_tierra

 

 

 

 

¿Te gustaría conocer más Marcas que Marcan? Suscribite a nuestro newsletter

 

 

 

Please reload

SUMATE A MÁS DE 5000 EMPRENDEDORES QUE RECIBEN RECURSOS Y TIPS GRATIS
Please reload